miércoles, 17 de febrero de 2016

Reflexión - Religión

A ti, que me estás leyendo, no sé si eres cristiano, protestante, judío, islamista, evangelista, budista… y tantas y tantas religiones. Yo te puedo decir que no, no lo soy, yo soy yo, sin más sin menos. Aviso a navegantes, si te consideras religioso y no quieres oír la opinión de alguien que no lo es y que puede llegar a cuestionar tus creencias, deja de leer. Si eres religioso, pero te gusta leer otro tipo de opiniones, o si no lo eres, te invito a que te quedes. Yo no voy a intentar hacerte cambiar de opinión religiosa, solo voy a plasmar la mía.
Antes de continuar, es más, para poder hacer mi reflexión debo decir que mi orientación religiosa es el deísmo, pero no.
“El deísmo es la postura filosófica que acepta el conocimiento de la existencia y la naturaleza de Dios a través de la razón y la experiencia personal, en lugar de hacerlo a través de los elementos comunes de las religiones teístas como la revelación directa, la fe o la tradición. Dios es un creador u organizador del universo, es la primera causa. En general, un deísta es aquel que se inclina a aseverar la existencia de Dios, pero no necesariamente practica una religión, y además niega la intervención de Dios en el mundo.” Esta es la definición que podemos encontrar en la sagrada Wikipedia sobre el deísmo.
Hasta cierto punto yo me considero más cercano a esta postura que a cualquier otra. Pero a lo largo de mis cortos años de vida, de mis lecturas, de mis ideologías y de mis vivencias he creado mi propia ideología, mi propio deísmo, al que únicamente de adscribo yo.
Yo voy un paso más allá, para el deísmo considera que Dios no interviene en el mundo. Para mi Dios no es un ente superior al ser humano, sino como la simple inercia de la existencia humana.
La incapacidad del ser humano como colectivo, y no como individuo, de comprender algo más allá de su propia existencia, o ya simplemente su propia existencia, conlleva la necesidad de un Dios.
Este Dios no sería más que la invención, la creación realizada a imagen y semejanza del hombre, no al revés como por ejemplo nos pregonan las sagradas escrituras cristianas.
Nuestra limitación humana, nuestra imperfección, nos lleva a intentar crear un verdadero ser perfecto, ilimitado, que nos ayude a comprender todo lo que no comprendemos. El principal problema es que en los tiempos que corren nos es más fácil comprender lo incomprensible, por lo que esta figura no deja de ser un recuerdo de una época medieval.
Pero la limitación humana no solo nos obligó como colectivo a crear a Dios para comprender algo superior a nosotros mismos. También nos obligó a crear a Dios para comprender algo más allá de nosotros mismo. Sí, me refiero a la mítica pregunta sobre la “Vida más allá de la muerte”.
En este aspecto entro en varios conflictos. Para empezar, yo no soy de los que piensan que hay vida más allá de la muerte, la muertes es muerte, sin más, aunque también considero que estamos equivocados sobre nuestra visión de la muerte, pero eso lo explicare en otra ocasión.
Pero es esta incapacidad de comprender que la muerte es muerte, es el final y a la vez puede ser un principio lo que nos lleva a crear un ser superior, un ser infinito, omnipresente y todopoderoso, que a su vez sea capaz de crear un lugar en el que las almas de los que han muerto puedan descansar para siempre. Pero no puedo dejar de pensar que esto es contradictorio, pues nos esforzamos en creer que el ajetreo de la vida desaparece pero que nuestra alma prevalece pero ¿Para qué? ¿Para permanecer durante toda la eternidad en un retiro inmaterial? ¿Un lugar en el que por el simple hecho de prevalecer durante toda la eternidad tu alma se enfrenta al olvido? ¿Acaso no es el olvido la verdadera muerte del alma y del ser humano?
Aunque ese, como el de la muerte, es un tema demasiado amplio como para abarcarlo aquí, pues no podemos olvidar que junto al paraíso también se creó el infierno, aunque con siglos de diferencia, y todo responde a necesidades de diversas entidades.
Pero ustedes diréis “Si tan claro que Dios no existe ¿Por qué eres deísta y no ateo?” Pues sorprendentemente os diré que soy ambas cosas a la vez, algo incomprensible ¿Verdad?
Soy deísta, porque he crecido con la inculcación de la ideología cristiana de creer en un dios, por tanto, soy participe y cómplice de esa inercia de la existencia humana, aunque no de forma natural sino adquirida.  Por tanto, sí, soy deísta por haber crecido siendo cristiano.
Pero además soy ateo, porque a pesar de todo, a pesar de mi parte de inercia humana, mi parte racional, mi parte científica me dice que no, que Dios no existe, que no es más que la invención humana.
Así que, a modo de resumen, podemos decir que yo soy un Deísta Ateo. Creo en que el ser humano necesita creer en Dios, pues es incapaz de abarcar algo más amplio que su propia existencia, pues nos es imposible comprendernos a nosotros mismos como para comprender algo tan basto e infinito como el espacio.
Si aún hay gente que se necesita preguntar la finalidad de la vida, que en realidad no es otra que vivir, no podemos descartar que haya gente que no comprenda la creación del universo sin la ayuda de un ser superior.



José Carlos Ortega Díez (@Orteguilla25 o @escritorOrtega)

4 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado mucho tu punto de vista, yo soy atea a secas, no fuí criada bajo el prisma catolico, y mis hijos tampoco lo están siendo, mi punto de vista es más basico que el tuyo, tal vez más ordinario, ya que no he estudiado niveles academicos altos, y simplemente puedo aportar mi postura, mi opinión e intuición lo que veo en el día a día, en este caso, y en mi humilde opinión, es que la gente no sabe plantarle cara a la vida, a lo que te trae, bueno o malo, necesita achacarlo todo a fuerzas superiores en vez de plantarle cara, cuando alguien enferma y rezan para curarse,por ejemplo, yo pienso que en vez de rezar lo que tienen que hacer es luchar, no esperar que te cure el rezo y su destinatario, me parece ridiculo, me parece una gran falta de autoestima y de creer en uno mismo. Yo no me planteo nada de lo que has espuesto antes, como tu bien dices estamos en la vida para vivirla, no para ahogarnos en leyes y formas de vida que predican charlatanes que viven de la gente que necesita creer en ese gran ser superior para poner los puntos sobre las ies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, me alegra de que hallas comentado con tu punto de vista sobre el tema.
      En primer lugar el hecho de no haber estudiado niveles academicos altos no son un handicap para opinar, tu lo has demostrado en este comentario. Haces bien si quieres aportar tu postura y opinión, porque eso es mejor que establecer una verborrea amparados en datos y estadisticas, lo que de verdad importa en el mundo son las opiniones.
      Dicho esto tienes toda la razon, la gente no sabe plantarle cara a la vida, en eso me refiero con la necesidad intrínseca del ser humano, a esa incapacidad. En el caso que has puesto de enfermedad me llama la atención que, si una persona esta muy enferma, y sobrevivive, es gracias a "Dios", pero en cambio, si muere, es culpa del medico.
      Y siendo sincero, desde que escribi esta reflexión, añadiria un punto mas. La gente creó a "Dios" para justificarse, para sentirse seguros de que lo que hacian le seria perdonado.
      Esto es solo una reflexión a titulo persona, no un intento de crear dogma, por lo que me agrada ver que la gente, como tu, aportais vuestra propia opinión. La vida es el conjunto de todos los puntos de vista, cada cual tenemos el nuestro, y lo bonito es poder compartirlo.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho la reflexión.

    Creo que los que no pertenecemos a ninguna religión tal cual, pero sí somos deístas (buena definición la de Wikipedia), en parte creamos nuestra propia ideología, como tú mismo has mencionado.

    Yo sí creo que hay un ente superior o algo que ha originado el mundo (llámese Dios o como quieran llamarlo). También opino que los humanos necesitan algo en lo que creer, y quizá es por ello por lo que en lugar de plantarle cara a la vida muchas veces, prefieren pensar que todo es cosa del karma, de Dios, o de Pedro subido en una bicicleta. Considero que en muchos aspectos somos cobardes.

    Creo que tu conclusión es muy acertada. Para mi la finalidad de la vida es vivir, pero también creo que hay algo más después de la muerte y que nos queda mucho camino por recorrer. Aunque como dices, es un tema amplio y con muchos matices para abarcarlo en un simple comentario.

    Respecto a la inculcación, tienes mucha razón. La educación que me han dado ha sido con bases cristianas, a mi y a muchos amigos que hoy son ateos pero que tienen ciertas cosas ya adquiridas. Entonces lo de dar "gracias a Dios" yo diría que más que decirlo por creer que realmente haya un Dios, lo decimos por costumbre.

    También estoy de acuerdo con el punto extra que has añadido: como he dicho arriba, a veces somos cobardes,y la gente creó a "Dios" para justificarse.

    En conclusión (que me enrollo más que las persianas), yo soy deísta con parte atea y "religiosa". Atea porque no creo en religiones, ni curas, ni nada de esto. Respeto las creencias de los demás, pero no las sigo. También atea porque no creo que haya un "Dios". Y a la vez ""religiosa"" porque muchas religiones nos enseñan que hay algo después de la muerte y yo creo que esto puede ser, y también porque sí creo que hay una fuerza superior que dio impulso a que el universo se creara, y eso, en religión, se llama Dios, aunque yo no lo llame así.

    En fin, que me ha encantado la reflexión y leer las diferentes opiniones. Me gustan mucho este tipo de entradas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado. Como dije en mi anterior comentario me gusta que la gente muestre sus opiniones, pues en la pluralidad esta la realidad (iba a poner verdad pero quedaría un comentario algo dogmatico)
      Yo me he criado con tal pluralidad de ideologias (Desde el ateismo mas acerrimo e intransigente al cristianismo enfermizo de una secta, si he tenido y tengo familia dentro de una secta) por lo que desde joven siempre me he decantado por una postura "intermedia", por eso soy deista ateo, como explico en el post, porque comprendo la necesidad de una deidad (Aunque a veces no sea por motivos reales) pero no comparto la creencia de su existencia.
      A mi tambien me encanta ver las reflexiones de los demas, y mas si es dentro de un comentario en el Blog.
      Un beso, nos leemos

      Eliminar