lunes, 9 de noviembre de 2015

Reflexión - Uno más

Hay veces en las que me siento especial, pues no hay otra persona igual a mí. Si, puede que haya muchos otros con mi nombre; pero ninguno será como yo. No pienso que escribir me convierta en alguien mejor, aunque sí es cierto que pocos conozco que quieran dedicarse a esto y merecen mi respeto por ello.
            A decir verdad, no hay dos escritores iguales. Si juntases a veinte escritores en una misma sala difícilmente todos escribirían sobre lo mismo; es más, sería una increíble coincidencia que dos de ellos coincidiesen. Incluso entre los escritores de un mismo género (la novela por ejemplo) hay otro elemento diferenciador: la temática, un amplio abanico de oportunidades sobre las que escribir. Terror, aventuras, fantasía, misterio; y esos sólo son unos pocos.
            Dejando eso a un lado y en el caso de que haya dos escritores que escriban sobre el mismo tema (por ejemplo el fin del mundo), ¿eso los hace iguales? No, ni mucho menos. A pesar de escribir sobre un tema común sus historias serán diferentes, pues cada uno tendrá un estilo propio que lo caracterice. Por eso es casi imposible leer dos historias iguales, quizás parecidas o similares, pero nunca iguales.
            No hay que olvidar el encanto del escritor, esa magia única que caracteriza cada obra de cada autor y que solo quienes disfrutan de la lectura comprenderán; pero eso no significa que puedan entenderla. Es complicado pero me usaré a mi mismo como ejemplo. Yo disfrutó de una lectura como el que más, puedo imaginar la historia en mi cabeza y darle vida cada vez que la lea pero eso es todo. Podría intentar leer una historia miles de veces y aún así habría cosas que no podría explicar, pues el único que conoce todos los secretos de su historia es el mismo que la escribió.
            ¿Por qué he titulado “uno más” a esta breve reflexión y no algo así como “la diferencia entre leer y escribir”? No es otra cosa que una referencia a mí mismo que escribo estas palabras, pues ahora mismo solo soy eso, uno más.
            Dejad que me explique: con todo eso no quiero decir que soy una persona más, tampoco que sea solo otro lector. No, a lo que me refiero es que a ahora, en este preciso momento, solo soy un soñador, un aspirante más a convertirme en aquello que admiro: un escritor. Puedo tratar de engañarme a mí mismo pero prefiero ser sincero y decirme la verdad, pues aún es pronto para estar tranquilo.
            Tengo ideas sí, también tengo la convicción y las ganas de escribir; pero como todo en esta vida todavía me queda un largo camino por recorrer hasta alcanzar mi meta.
Esta es una carrera por alcanzar mi sueño pero hay muchos más que quieren lograr lo mismo que yo, eso es lo que lo hace interesante. Ojo, no quiero decir que sea mejor que otros aspirantes a escritor, no me malinterpretéis. Ante todo quiero que la gente disfrute de mis historias, nada me haría más feliz la verdad.
            Hasta que llegue ese día en que publique, soy solo uno más entre todos aquellos que queremos ser escritores, y por tanto, solo seré distinto cuando logre mi cometido. ¿Sabéis donde está la gracia de todo esto? Aun cuando consiga ser escritor, aun cuando publique, no tendré el cielo asegurado pero merece la pena intentarlo.


                                                                       Antonio Galindo López (@antoniogl_94)

2 comentarios:

  1. Seguro que lo conseguirás pues escribes muy bien,bonito y claro :) A mi me gusta desde luego como lo haces y las historias que escribes ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que digas eso :) Ser escritor es una de mis dos metas en esta vida, puede que tardé un poco pero al final lo conseguiré ^^

      Eliminar