jueves, 12 de noviembre de 2015

Reflexión - Sistema (Des)educativo

Hace varias semanas, probablemente haya pasado más de un mes, me encontré por Twitter varios tweets en los que un Cactus se quejaba de la educación que había hoy dia. Esos tweets me hicieron pensar, no en ese tema porque llevo mucho tiempo con las mismas quejas, pero si en contaros a vosotros mi verdadera opinión.
La verdad es que este es un tema del que no et das cuenta hasta que te quieres dar cuenta. Cuando estamos en el colegio, en el instituto o incluso en el bachillerato no nos paramos a pensar de si nuestro sistema educativo es mejor o peor, solo pensamos que tenemos que estudiar, sacar las mejores notas y no darle vueltas a las cosas. Y ese es un gran error.
Porque en realidad este sistema educativo es de todo, menos educativo. Porque el sistema que nos imponen, o mejor dicho que dejamos que nos impongan, no llega a educarnos en ningún momento.
Y los exámenes no son más que un método más para afianzar este pensamiento. ¿Por qué no en vez de hacernos exámenes no nos dejan debatir? En asignaturas que sean apropiadas para ello, obviamente. Porque los exámenes son, como suelo decir a mis compañeros, “Vomitar la información en un folio” y después, olvidar lo aprendido. Pero lo comprendido, eso señores queda para siempre.
No solo se trata de un sistema obsoleto, sino injusto. En el momento en el que la memoria es más importante que el conocimiento nos arriesgamos a que las mejores notas no sean siempre de los mejores alumnos, ni de los más listos. Y no porque los que aprendan de memoria los datos y la información no la merezcan, sino que porque si todo el conocimiento de una persona se mide en base a un examen nos arriesgamos a que un alumno tenga la oportunidad de copiarse, de usar chuletas o dar un cambiazo y así aprobar.
Porque si, hoy dia lo más importante es aprobar y no aprender. Porque nos hemos olvidado que las notas son solo un número, una forma de cuantificar nuestro conocimiento, pero no la forma perfecta. Una persona puede ser la más inteligente del mundo, pero no somos maquinas. Todos podemos tener buenos y malos días, días en los que no podemos concentrarnos, y, por tanto, días en los que no podemos dar lo máximo de nosotros mismos. Lo que terminaría reflejado en las notas.
Yo, como estudiante de Geografía e Historia, aunque más orientado a esta última, me he encontrado de todo. Mejores y peores profesores, más implicados o menos, de una ideología o de otra. Y el problema es que con estos profesores, sobre todo con los últimos, no podía ser yo mismo. Debía ser una construcción de mí que coincidiese con la ideología que profesaba, o al menos era así.
Y esta educación no puede ser la más acertada si yo, en mi caso de historiador, me quiero dedicar a una profesión que es una de las salidas de mi carrera y quiero conseguir el conocimiento para ejercerla tengo que hacerlo por mi cuenta, no se me ponen los medios para alcanzar ese conocimiento o la experiencia. A no ser que sean casos muy puntuales, que por suerte me los he encontrado.
Porque, por desgracia, mi carrera, una carrera que debería ser de comprensión aparte de memorización, no la podemos orientar a lo que queramos. Es una carrera que, si ya de por si tiene pocas salidas, la orientan únicamente a una, la educación. Porque los que la crearon no quieren que de aquí salga gente con la capacidad de razonar sino de memorizar, para que cuando terminemos, y si aprobamos nuestras oposiciones, podamos trasmitir este conocimiento a otra gente, pero solo el conocimiento, no la capacidad de raciocinio. Y los que consiguen esa capacidad es por lo que lo hacen por su cuenta.
Pero que podemos esperar de un sistema educativo que pretende quitar una de las pocas asignaturas que te incitan a pensar como es la filosofía, que sí, yo cuando estaba en el instituto también la odiaba, pero después me he dado cuenta de la importancia que tiene, y pretenden crear un FP de barbarie, tortura y brutalidad, como es el FP de tauromaquia. O acabar con la imaginación de los niños en pos del “Conocimiento”.
Señores, recordad que el sistema educativo no intenta crear ciudadanos, sino robots que no sean capaces de cuestionarse nada.


José Carlos Ortega Díez (@Orteguilla25)

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, surgio de una conversacion con una amiga por twitter y la escribi mientas esparaba a entrar en clase, por lo que mas a tono no podia ir.

      Eliminar