jueves, 24 de septiembre de 2015

Reflexion - La magia de los escritores

Todos hemos oído hablar de la magia alguna vez, un recurso ampliamente utilizado en las historias fantásticas. No hablo de los trucos realizados por aquellos llamados magos, pues son solo trucos que requieren habilidad y tienen explicación. No, de lo que yo hablo es de la magia con la que todo el mundo ha soñado alguna vez.
            Las grandes historias tienen su propia magia, cada palabra, cada página tiene ese pequeño toque que hace que sea única y especial. Detrás de cada libro hay un escritor, alguien digno de respeto y elogio que ha dado forma no solo a una historia, sino a todo un mundo literario.
            Hoy vengo a hablaros de lo que significa ser escritor para mí, lo que siento cada vez que mi vena literaria sale a la luz y me lleva a escribir, con ello también vengo a hablaros de algo que muy pocos entienden, eso que solo aquellos que amamos la literatura por encima de todo somos capaces de ver.
            Existen muchas profesiones, cada una maestra de su especialidad. Los escritores no son meros funcionarios, hay insensatos que desprestigian su labor. Es cierto que un escritor no puede salvar vidas como un médico, ni construir edificios como un arquitecto. Sin embargo hay que algo que nadie salvo un escritor puede hacer: emocionar a todo aquel que lea su obra.
            Pensadlo, ¿qué sería de la vida sin historias que nos hicieran reír o llorar? Es algo que gracias a Dios nunca sabré, pues tenemos grandes personas capaces de crear vida. Sí, habéis leído bien, vida. Una historia no es solo un montón de páginas escritas y encuadernadas para su lectura, es mucho más que eso, pues cada uno contiene un mundo que cobra vida cada vez que alguien abre sus páginas y se sumerge en el placer la lectura.
            Siempre he admirado a los escritores, incontables son las veces que me he sumergido en mundos fantásticos de los que me hubiera gustado ser parte. No nombraré ninguno de ellos, pues ese no es el tema de la reflexión pero todos hemos soñado alguna vez con viajar al mundo de nuestro libro favorito.
            En cierto modo un escritor es muchas cosas: un dios creador de mundos que sólo él conoce como nadie, un padre que ha visto nacer una historia y la cuida con fervor hasta que esté preparada para que el mundo la conozco, incluso un genio, pues no todos son capaces de escribir.
            También tienen cualidades admirables: son emprendedores, pues empiezan una labor cuyo final ni siquiera imaginan, son valientes, ya que se aventuran a un viaje por tierras desconocidas, y ante todo son generosos, pues comparten su creación para que todos puedan disfrutar de ella. Son eso y mucho más, podría señalar todas y cada una de las cualidades que les atribuyo pero considero que estas son las más importantes.
            Por supuesto no todos los escritores son iguales, afirmar eso sería un temible error. Los hay que crean historias para que otros las lean, otros dedican su vida a la investigación y, por último pero no menos importante, están los que relatan su propia vida, los que quieren dejar testimonio de sus logros. Todos son diferentes, pero tienen algo común: tienen algo que contar.
            Centrémonos en los escritores de historias, pues yo mismo aspiro a convertirme en uno de ellos algún día. Una vez cuando era niño me pregunté que se sentiría al escribir, que clase de magia impulsaba esas historias que leía. Ahora creo que tengo una respuesta: ser escritor no es solo escribir, significa mucho más que eso. Ser escritor es ser capaz de crear, de dar vida a mundos que solo viven cuando alguien los lee.
            Todos sabemos escribir pero pocos pueden escribir, ¿qué significa esto? Es sencillo en realidad, lo explicaré de esta forma: un niño camina sin más, un hombre camina por el sendero de la vida. Cualquiera puede escribir eso, sin embargo un escritor dará un paso más. Mi respuesta es esta: un escritor es aquel que puede hacer magia con las palabras, que las maneja a su antojo para poder crear algo nuevo, que no se limita a escribir lo mismo que el resto sino que forma algo nuevo para los demás.
            Eso es lo que significa ser escritor para mí. Sé que mi viaje apenas ha comenzado y aún me queda un largo camino por delante, pero de lo que si estoy seguro es de que cada día estoy un paso más cerca. Me despido con una pregunta, ¿os atreveréis a crear o a disfrutar de lo que otros hicieron para vosotros?


                                                                       Antonio Galindo López (@antoniogl_94)

5 comentarios:

  1. Madre mía :) Tu si que escribes bien,a mi ya me gustaría pero casi todo lo que escribo termina en simples borradores porque yo siendo la primera ya me doy cuenta de que es un fracaso total como para dejarle perder el tiempo a alguien leyendo tal cosa ... Así que creo que disfrutaré mas de lo que escriban los demás a lo que escriba yo pero siempre lo seguiré intentando :P Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, tus palabras me hacen sentirme muy bien :) Siempre he pensado que una parte importante de ser escritor es disfrutar escribiendo y, en segunda instancia, que la gente lo disfrute, que sonrían mientras lean, que puedan ser participes de los sentimientos contenidos en las letras.

      Concuerdo con la opinión de mi compañero, no tengas miedo de revelar lo que escribes, todo lo contrario, enséñaselo a los demás, deja que lo lean. Un paso importante para escribir es compartirlo con los demás, ¿que gracia tiene guardarlo para uno mismo? Anímate y muestraselo a alguien, verás como si que les gusta :)

      No me considero un maestro ni nada por el estilo, aún me queda un largo camino por recorrer pero es una gran alegría saber que otros disfrutan de lo que hago. Un gran beso y abrazo para ti :p

      Eliminar
  2. Un placer leerte. Me va a encantar seguir pasandome por aquí.:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. El placer es todo mío :) Podría decirte que me debo a mis lectores, pero mentiría. Pienso que un escritor se debe primero a sí mismo, ya que nadie le hará una crítica más dura que la que el propio escritor hace de lo que escribe; y, por supuesto, a sus lectores.

      Muchas gracias por tu comentario, sorpresas como esta me alegran el día :)

      Eliminar