domingo, 16 de agosto de 2015

Reflexion - Las etiquetas sociales son un problema

Hola a todos, hasta ahora sólo me había propuesto escribir relatos pero ya que mi compañero comenzó a subir reflexiones no quiero quedarme atrás.
            Vengo a hablaros de un tema que se ve como algo normal en la sociedad de hoy día, pero que a mí parecer es algo a tener en cuenta y es bastante preocupante desde mi punto de vista. Habló, nada más y nada menos, que de las etiquetas sociales; dicho de otra forma: las tribus urbanas.
            Como ya todos sabréis en los tiempos que corren está muy de moda englobar a las personas en un grupo en función de lo que hagan, de cómo vistan, de sus gustos o creencias y muchas cosas más. Hipsters, frikis, góticos, heavys, canis; solo son algunas de las tan famosas “tribus urbanas”, seguro que alguna vez habéis oído hablar de alguna.            Para empezar, ¿qué es una tribu urbana? Tribu urbana es un término que se puso de moda en la segunda mitad del siglo XX cuando comenzaron a aparecer grupos de gente con características similares. Antes se usaba para diferenciar a los diferentes grupos y, aunque actualmente su fin sea el mismo, ahora tiene un matiz más desagradable, más dañino. ¿De qué fin estoy hablando? De las etiquetas sociales.
            Hace unas décadas se fue un paso más allá en la diferenciación social y, en este caso, a peor. Si antes se diferenciaba a los diversos grupos con una palabra en concreto, ahora la cosa ha ido a peor. Las etiquetas sociales no son sino una manera para etiquetar a los demás de muchas formas, de diferenciarlos de los demás aún más si cabe y en este caso para peor.
            Lo peor de las etiquetas sociales no es que se nombre a las personas de una forma u otra. No, lo realmente malo, lo cruento del asunto, es que se usan para hacer daño. Ahora lo normal es que a la mínima se etiquete a la persona en cuestión por algo que le guste, por su forma de vestir o por lo que sea. Por poner un ejemplo, uno de tantos, el término “friki” se usa para molestar a una persona, para aislarla socialmente y que no sea aceptada por los demás. Parece algo simple e inofensivo, un hecho sin importancia y sin maldad; pero es todo lo contrario.
            Ese es el principal motivo por el que me disgustan las etiquetas sociales, no solo porque sé de casos como ese sino porque para mí son una falta de respeto. Muchas veces las personas pierden incluso su identidad, ya no tienen nombre y apellidos sino que son llamadas constantemente por la etiqueta social que les pongan. Hay muchas etiquetas sociales, algunas más dañinas que otras pero todas igual de molestas.
            Mi opinión al respecto es clara e inamovible, las etiquetas sociales son un problema y deberían ser erradicadas. La sociedad estaba mucho mejor sin ellas, solo nos han separado más y aumentado preocupantemente los prejuicios que existían antes.
            Eso es todo, me ha quedado un poco corta pero he expresado bastante bien mi opinión al respecto. Para acabar con la reflexión  me gustaría acabar con una pregunta: ¿Qué opináis vosotros de todo esto?  


                                                                       Antonio Galindo López (@antoniogl_94)

2 comentarios:

  1. Pues si,es algo normal que se utiliza desde siempre,al menos desde que yo tengo uso de razón aunque en hoy en día como ya as mencionado se suelen utilizar mas para hacer daño que para otra cosa pero si la gente no cambia su manera de ver las cosas tampoco serviría el que no hubiera etiquetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo triste, que han convertido algo que era normal, algo que era inofensivo en una herramienta para hacer daño. Hace mucho tiempo leí una frase que me creía a medias, dicha frase era: "el ser humano destruye todo lo que toca". No es algo que de como una verdad absoluta, pero sería más correcto decir que hay personas que buscan hacer daño de cualquier manera posible y esta es una prueba de ello.
      Gracias por comentar una vez más :)

      Eliminar